La AEPS

«Sirva este saludo para presentar este boletín», decía Joserra Landarroitajauregi, por aquel entonces primer presidente de la AEPS, allá por 1993, cuando vio la luz el primer BIS (Boletín de Información Sexológica) publicado por la AEPS con el número 0 y que fuera la primera forma de comunicación entre la Junta Directiva y sus asociados.

Han pasado los años y ha cambiado el soporte, pero saludar es saludar, y ahora lo hacemos desde estas páginas virtuales. En aquel mismo texto el presidente deseaba larga y fértil vida a la singladura del Boletín y ciertamente se ha cumplido el deseo, sin duda gracias al empeño de no pocos de nosotros: aquí sigue el BIS, actualizado al formato digital y que puedes encontrar entre el contenido de esta web.

En aquel número 0 se hacía un esbozo de lo que la AEPS representaba y debe representar aun hoy: «una Asociación profesional que, desde la doble vertiente del rigor y la flexibilidad, pretende crear una dinámica nueva (…) promoviendo la colaboración y el encuentro; integrar y proteger la multidisciplinaridad de la sexología (…); dar curso a los legítimos intereses de normalización profesional de sus miembros (…); y defender los intereses profesionales colectivos y personales de los asociados».

Lo que en aquel año 1993 se tildaba de «realidad de futuro prometedor» hoy es, efectivamente, una realidad pero en presente: firme, activa y aglutinadora, con entidad propia y definida para todos los profesionales de la sexología. A ellos, entonces, se les agradeció el esfuerzo participativo en la Asamblea Constituyente. Y a aquellos y a todos vosotros queremos agradeceros lo mismo desde esta página. Porque sin parecido empuje, tesón, interés y esfuerzo, la AEPS no habría sobrevivido estos 20 años. Y eso ya es cosa de la mayoría.

Es seguro que podemos sentirnos orgullosos de cómo ha crecido aquella semilla que germinó de la voluntad de unos pocos sexólogos; corría el mes de Septiembre de 1992 cuando 135 profesionales, en un empeño solidario, altruista y prometedor se dieron cita en lo que vino a llamarse las Jornadas de Príncipe de Vergara (o el tercer pleno de alumnos y ex alumnos de INCISEX) y que bajo el título de SEXOLOGÍA: DIALOGO Y DEBATE. TITULACION Y PERSPECTIVAS PROFESIONALES se propusieron abrir un espacio de encuentro y diálogo en el que analizar y debatir la situación de la Sexología y sus sexólogos. Fruto de aquella convocatoria, se estimó la necesidad de articular la creación de una asociación profesional, plural y constituida por sexólogos y sexólogas y se designó la Comisión gestora que sería la encargada de crear, desarrollar los estatutos y tramitar la asociación.

Fue en Madrid el 27 de Marzo de 1993 cuando tuvo lugar la Asamblea Constituyente de la AEPS, quedando así fundada nuestra asociación y cuya primera Junta Directiva trató de integrar a personalidades que representaban a la mayor parte de las escuelas y sensibilidades de la Sexología española.

En aquellos primeros tiempos de andadura fueron allegándose Jornadas de Profesionales de la AEPS. Así, en Mayo de 1994, las Jornadas Estatales de Educación Sexual supusieron el pistoletazo de salida: la primera convocatoria de la Asociación superó las previsiones del propio comité organizador. En septiembre del mismo año, las Primeras Jornadas de Sexología Clínica sirvieron de marco para celebrar las elecciones a la Primera Junta Directiva que gobernó la Asociación los siguientes tres años. En noviembre tuvo lugar la Primera reunión de la Sección Profesional de Educación Sexual, y así siguieron desarrollándose otros muchos eventos que no podemos aquí enumerar. Todo o casi todo era nuevo e ilusionante en aquellos primeros años.

En 1995, tras las primeras elecciones, se contabilizaron un total de 152 socios, 72 de los cuales emitieron su voto y pudo nombrarse la Primera Junta Directiva que sustituyó a la Junta Constituyente que había regido hasta entonces la recién nacida Asociación. Hoy somos 227 socios y el porcentaje de actividad y participación, afortunadamente, sigue siendo creciente. Y, dicho sea de paso, la actual Junta Directiva lo agradece tanto como lo hacían aquellos fundadores de los que hoy somos herederos.

Aquel primer equipo promovió la publicación del Boletín que todos conocéis. Hoy el medio de comunicación y difusión por antonomasia es y debe ser la página web, cuya finalidad última no difiere mucho de lo que fue –y sigue siendo– el BIS: poner en conocimiento de todas las personas asociadas aquellos eventos, noticias y contenidos que nos parecen de interés y por tanto dignos de compartir.

La nuestra quiere ser una herramienta sólida, comprometida, reconocida, participativa y aglutinadora a la que deseamos tan largo y próspero futuro como a nuestros asociados.

Es por ello por lo que os animamos a que naveguéis por cada una de las ramificaciones que están a vuestra disposición.